Puerto Vallarta es un destino vacacional de gran atractivo, tanto para el turismo nacional como para el foráneo. Cuenta con una muy completa infraestructura turística, con hoteles y restaurantes de gran prestigio. Es uno de los sitios clave para conocer a plenitud la oferta turística del Pacífico Mexicano.

Cuando visites Puerto Vallarta no te pierdas el malecón con su estupendo paseo escultórico y también la moderna marina de este centro de veraneo. Las playas de Vallarta se prestan perfectamente para la práctica de variadas actividades náuticas, como, por ejemplo, el esquí acuático, la pesca deportiva y los paseos en lancha.

No menos grato es tomar paseos ecoturísticos por el exuberante entorno de Puerto Vallarta. Y si bien se trata de un destino turístico de talla internacional, ha sabido preservar un estilo tradicional y un ambiente romántico que cautiva. Vale la pena destacar que este centro de veraneo jalisciense es de los preferidos para el turismo LGTB. Varios de los centros de alojamiento de la región son comparables en la calidad de su oferta hostelera al excelente Oasis Cancun, uno de los mejores hoteles en el Caribe Mexicano.

En el norte del territorio mexicano también es posible hallar playas excelentes. Una de ellas es Miramar, en el estado de Tamaulipas. Se trata de grande y bello balneario que nos ofrece lo mejor del Golfo de México desde una perspectiva turística. No solo nos brinda magníficas panorámicas, excelentes para tomar fotografías. También hay restaurantes palaperos y un ambiente excelente para pasar una jornada de plena relajación en compañía de toda la familia. Otras playas tamaulipecas que también vale la pena visitar en las próximas vacaciones son: Tepehuaje, Barra del Tordo, Barra de Ostiones y La Pesca. Todas ellas son de apacible ambiente y están dotadas de accesibles servicios turísticos.

En el estado de Guerrero también es sencillo hallar playas excelentes. Las costas de la entidad son de una gran pureza silvestre y sin demasiados problemas se encontrarán santuarios costeros ideales para el descanso y la relajación. Ese es el caso de La Barrita. Localizada en el kilómetro 187 de la carretera federal número 200, esta playa se perfila como un pequeño secreto para los viajeros irredentos, deseosos de tener abundante relajación y una experiencia plena del hechizo turístico del Pacífico Mexicano.