Una de las principales razones por las cuales no se logra un cuerpo esbelto, aún en la juventud, es que las personas se desesperan al no lucir como desearían en poco tiempo. Por tal motivo es importante que se considere el ejercicio como un estilo de vida, el cual paulatinamente irá beneficiando nuestro físico, siempre que se le combine con una correcta alimentación y un descanso adecuado.

Ademas, es indispensable no saltarse ninguna comida e incorporar algunos alimentos en tu dieta cotidiana, como pan integral, ya que este último hace que se retrase la aparición del hambre. También son recomendables los arándanos, los cuales aumentan la concentración gracias a su elevado contenido de vitamina B. Tampoco hay que dejar de incluir pasta integral y frutas como el mango, que sobresale por sus altos contenidos en minerales y vitaminas.

Otras sugerencias son: evitar los excesos en el café y en el alcohol, por ser irritantes para el cuerpo y si decides ir al gimnasio, aparte de las pesas, desarrolla unos 20 minutos de calentamiento en una cinta corredora o una bicicleta fija. Así también es indispensable dividir las rutinas de la zona superior del cuerpo, tríceps, pecho, espalda, bíceps y hombro de la zona inferior, como las piernas, para así conseguir mejores resultados.