El masaje thai, llamado nuad bo rarn en idioma tailandés, es una secuencia de presiones sobre puntos y meridianos, compresiones circulatorias, movilizaciones articulares, estiramientos, y estimulaciones reflejas. Todo ello encadenado en un ritmo regular donde la respiración del masajista se armoniza con la del paciente. El masaje se aplica a todo el cuerpo, desde los dedos de los pies hasta el cráneo. Su trabajo se centra en eliminar toxinas, liberando el Qi y ofreciendo al receptor del masaje una sensación profunda de paz tanto en su cuerpo como en su mente.

La duración de una sesión de masaje thai es de una hora a dos. Se realiza con el paciente vestido con ropa agradable, preferentemente algodón, tumbado sobre un tatami o futón en el suelo.

El masaje thai reúne las técnicas de 3 disciplinas de tratamiento tradicional:

1. Amasamiento de los músculos.
2. Manipulación del esqueleto o quiropráctica.
3. Digitopuntura, presionando sobre ciertos puntos de acupuntura o líneas energéticas.

El objetivo del masaje thai es armonizar, asegurarle un óptimo fluir y estimular toda la energía del cuerpo del paciente, así como equilibrar las funciones de los 4 elementos fundamentales del cuerpo:

• La Tierra: partículas sólidas (huesos, músculos…)
• El Agua: sangre y secreciones.
• El Fuego: digestión y metabolismo.
• El Aire: respiración y circulación sanguínea.

Sin embargo, el masaje tradicional forma parte de un verdadero arte de la vida en Tailandia, y requiere una cierta actitud de búsqueda e investigación. En Tailandia se practica en los centros médicos así como en los templos y el ámbito familiar.