El Shiatsu es una ancestral terapia japonesa que tiene la finalidad de restaurar el equilibrio físico y energético del ser humano. Literalmente Shiatsu significa “presión con los dedos”, aunque el masaje se puede aplicar de diversas formas haciendo presión con los pulgares, con la palma extendida, los antebrazos, codos, rodillas y pies, haciéndolo una experiencia única para el receptor y para el practicante.

Es una terapia que se aplica en el suelo, sobre una colchoneta. El paciente viste con ropa cómoda, al igual que el practicante, y se entabla una sinergia entre paciente y terapeuta al trabajar con el ritmo de la respiración de ambos. El terapeuta Shiatsu utiliza el peso de su cuerpo y la energía de su Hara para realizar la presión, de una forma armoniosa y profunda; es como si penetrara el cuerpo físico del paciente para alcanzar sus emociones y su espíritu.

El Shiatsu retoma las bases de la medicina tradicional china, la cual menciona que no existe realmente la enfermedad, sino que se trata de un desequilibrio de la energía de algún órgano que se manifiesta en exceso o en deficiencia. Este patrón desequilibrado altera también las emociones, el sueño, los músculos, huesos y articulaciones, y puede causar sintomatología muy diversa y difícil de entender desde el punto de vista occidental.

Sus efectos terapéuticos son:

1- Actúa sobre todo el sistema osteoartículo muscular, ya que a través de su acción sobre músculos, tendones, ligamentos y fascias da elasticidad a los músculos liberándolos de tensiones acumuladas y, por lo tanto, corrige posturas mejorando el tono, re-alineando segmentos corporales, etc..

2-Vitaliza la piel porque mejora la circulación ya que actúa tanto sobre la micro circulación como sobre la gran circulación, favoreciendo el retorno de sangre venosa al corazón. Es por esto que se utilizan sus efectos terapéuticos en estética facial y corporal porque disminuye la aparición de arrugas.

3- Estimula la circulación de líquidos corporales, sistema linfático y hormonal y la eliminación de toxinas.

4- Regula el funcionamiento de los órganos internos.

5- Regula la actividad del Sistema Nervioso Autónomo y promueve su relajación.

6- Estimula el poder de autorregulación del organismo ayudando a mantener un estado de buena salud, previniendo la aparición de diversas dolencias, y colaborando en la terapia de distintas enfermedades.

7- Trata diversos desórdenes : insomnio, stress, agitación, nerviosismo, cefaleas, migrañas, dolores de cuello, espalda, cintura, dolores articulares en general, tensiones musculares, desórdenes menstruales, trastornos gastrointestinales, respiratorios, urogenitales, circulatorios