En la actualidad se ha puesto de moda el denominado turismo de la salud, el cual se enfoca en complejos hoteleros cercanos a balnearios y spas. Son sitios en los que brotan aguas medicinales a temperaturas elevadas. De manera que, tomar baños en estas aguas, es algo que se puede hacer en cualquier mes del año. Estos centros de ocio y relajación incluyen circuitos de spas en los cuales, experimentados especialistas proporcionan excelentes masajes terapéuticos. Los beneficios asociados a los spas son muchos y muy variados, especialmente en los balnearios que cuentan con aguas sulfurosas, medicinales y de gran valía medicinal.

Te aconsejamos escaparte el fin de semana a uno de los muchos balnearios-spa que hay en el país o fuera de él. Los beneficios de los spas no son solamente físicos, sino también de tipo psicológico y emocional. En ellos, las personas pueden mitigar el estrés, la ansiedad e incluso los desacuerdos de pareja. Sumergirse en aguas termales nos proporciona beneficios en las articulaciones, huesos y el sistema circulatorio.