Es conveniente abordar el tema de los masajes reductivos, no tanto definiendo lo que se entiende con esta noción y lo que se pretende al verla aplicada en los diferentes spa de México y del mundo, sino primero considerando los efectos, que tiene en el bienestar de las personas. El masaje reductivo se orienta a la eliminación de grasa concentrada en diferentes partes del cuerpo y estiliza la figura a niveles insospechados. Por ello, una de las ventajas que nos ofrecen los masajes reductivos es obtener una silueta más estética. Es una variedad de masaje que se aplica con una presión más fuerte y una mayor velocidad que los masajes convencionales.

Es indispensable acudir con una persona experta en esta variedad masajística, por el hecho de que, si no se aplica como es debido, puede derivar en moretones e incomodidades. Otra información insoslayable es la que nos dice que las cremas utilizadas en los masajes, pueden derivar en alergias en algunos individuos. Por tal motivo, lo mejor es acudir a un médico con experiencia para practicarse una revisión previa, a cualquier terapia de masaje reductivo.

Para que resulte provechoso un masaje reductivo es vital que el practicante se complemente con una dieta balanceada y ejercicio en abundancia. No hay que olvidar que el masaje reductivo reduce tallas pero no el peso corporal. Como quiera que sea, esta clase de masaje es de lo mejor para retirar la grasa no deseada, además coadyuva a deshacer la celulitis y el tejido adiposo, debido al calor que se deriva de sus movimientos esenciales.

Otra de las ventajas de los masajes reductivos es que optimizan la circulación y los procesos particulares del metabolismo corporal, ayudando a la reabsorción de las grasas e incrementando la utilización de calorías por el incremento de la actividad motora. Varias partes del cuerpo se ven especialmente beneficiadas por el masaje reductivo: las caderas, cintura, abdomen, y la papada. Es una dinámica de embellecimiento corporal que mejora la circulación linfática y sanguínea.

Se sabe que se pueden disminuir hasta 10 centímetros de talla en unas cinco sesiones aproximadamente; cada masaje dura un tiempo aproximado de 40 a 45 minutos. Es aconsejable someterse a esta práctica todos los días, para conseguir los mejores resultados a más tardar en un mes.

Los masajes reductivos fundamentan su éxito en aumentar la circulación y activar el metabolismo propio del cuerpo, para una mejor reabsorción de las grasas y un incremento en la quema de calorías.