La protección solar protege a tu cuerpo de los rayos UV que causan cáncer, por lo que es importante que se aplique cuando salgas a la calle. Especialmente  en la playa y en la piscina: el agua y la arena reflejan la luz solar, por lo que es más probable que te quemes sin protección. Si dejaste el protector solar en tu casa, no debes perder ninguna actividad al aire libre. Puedes evitar las quemaduras solares al permanecer en la sombra y usar ropa protectora.


Tips:

1 Usa ropa de manga larga cuando salgas al aire libre. Pantalones y una camisa de manga larga protegen tu cuerpo de los rayos del sol; Los colores más oscuros protegen la piel mejor que los claros. Si estás en la playa o en la piscina y no puedes usar ropa de manga larga, cubre tu torso con una camiseta larga.

2 Lava la ropa con un detergente que repele los rayos UV. Estos detergentes cubren la ropa con cristales microscópicos. Los cristales evitan que los rayos UV penetren en la tela y lleguen a la piel.

3 Pónte un sombrero de ala ancha antes de salir al sol. Tu cara se quema fácilmente, por lo que es importante sombrearla con un sombrero, especialmente si no te estás aplicando protector solar. No uses sombreros de paja; Tienen pequeños agujeros que dejan pasar la luz del sol.  

4 Protege tus ojos con gafas de sol que filtran los rayos UVA y UVB. Opta por  gafas de sol envolventes para la mejor protección.

5 Siéntentate a la sombra tan a menudo como puedas cuando esté al aire libre. Busca la sombra debajo de un toldo o árbol. En la piscina o en la playa, siéntate bajo una gran sombrilla.

6 Evita salir afuera entre las 10 a.m. a las 3 p.m. Los rayos del sol son más fuertes durante este período de tiempo.  Cosas que necesitarás Ropa de manga larga Detergente de lavandería repelente a los rayos UV. Sombrero de ala ancha Gafas de sol Paraguas. 

7 Recuerda siempre mantener una buena hidratación piel , lo que es fundamental para no padecer ante los rayos del sol.

Advertencia Puede quemarse por el sol incluso cuando está nublado o frío afuera. También es posible quemarse cuando estás bajo el agua. Los rayos UV pueden incluso penetrar en el vidrio.


Los bebés pueden sufrir el daño a corto y largo plazo de las quemaduras solares y el golpe de calor, por lo que mantener a tu bebé a salvo del sol es crucial. Mantén a tu bebé completamente alejado del sol tanto como sea posible antes de los 6 meses de edad. Cuando salga a la calle, ten especial cuidado en los primeros meses.

Cómo y cuándo ocurren las quemaduras solares.

El sol es más fuerte entre las 10 y las 4 en punto, así que cuando puedas, programa tu paseo o juegua afuera con tu bebé antes de las 10 o más tarde de las 4. Cuando salgas, recuerda que los rayos del sol rebotan en las superficies Como el agua, la nieve, el cemento y la arena. Pero tu bebé también puede quemarse a otras horas del día y en días nublados o fríos. ¿Por qué? Porque no es el calor del sol lo que quema la piel, sino los rayos ultravioleta (UV) del sol. Los rayos UV pueden dañar la piel en todo momento del día, durante todo el año, incluso en pleno invierno.La piel sensible y delicada de un bebé es especialmente vulnerable. No puedes sentirlos cuando golpean tu piel, pero verás los efectos más adelante. (Pueden pasar varias horas hasta que aparezca el enrojecimiento y el dolor de una quemadura leve de primer grado). Manten a tu bebé en lugares protegidos. Usa la sombrilla en el cochecito o el carro de tu bebé cuando esté afuera. Considera la compra de una cortina de cochecito emergente de bajo costo (menos de $ 20) que tenga protección UV incorporada y que se ajuste sobre el toldo de su cochecito para proteger todo el cuerpo de tu bebé. Trate de mantener a tu bebé en la sombra, por ejemplo bajo un árbol o paraguas. Es posible que te sorprenda al saber que la sombra proporciona solo una protección parcial contra los rayos UV.

Sin proteccion solar u otra protección, un bebé en la sombra puede sufrir quemaduras solares. Si deseas pasar el día en la playa o en el parque, una carpa al aire libre con protección UV incorporada puede mantener a tu bebé fresco y protegido. ¡Viste a tu bebé con ropa protectora!.